PLATAFORMA VIBRATORIA- el lado oscuro-

De todos/as es conocido la imparable implantación de estos aparatos supuestamente adelgazantes, tonificantes y activadores de la circulación sanguínea, pero ¿es oro todo lo que reluce?.

Principalmente explicaré que es una plataforma vibratoria y de que tipos hay, ya que es de suma importancia.

PLATAFORMA VIBRATORIA

Las plataformas vibratorias fueron ideadas con la intención de reemplazar o complementar la actividad física normal, reproduciendo las vibraciones beneficiosas que obtenemos con los ejercicios de poca duración pero de alta intensidad.

Son aparatos de gimnasio que estimulan el cuerpo a través de vibraciones continuas de diferente intensidad. No deben confundirse con los equipos de gimnasia pasiva o de electroestimulación, porque tienen principios de funcionamiento y tecnologías distintas.

Para subirte a una plataforma vibratoria debes contar con la guía de un profesional estético, entrenador físico o un fisioterapeuta que determine, en primer lugar si este equipo es conveniente para ti; y segundo, para decirte cómo usarlo de acuerdo a una previa evaluación física.

¿DE QUE TIPOS EXISTEN?

Las hay vibratorias y oscilantes, te explicaré las diferencias entre las dos:

 

La plataforma vibratoria vertical se mueve fundamentalmente de arriba hacia abajo enviando el estímulo a lo largo de todo el cuerpo, por eso se deben usar en una frecuencia más baja, no más de 10 HZ, ya que podrían hacer resonancia en los órganos blandos del abdomen.

En cambio las vibraciones oscilantes reproducen un movimiento similar al de la caminata, por lo que no reproducen resonancia en el cuerpo, y de este modo se pueden utilizar a una frecuencia más alta sin perjuicio, llegando incluso a los 40 HZ.

La amplitud es el desplazamiento que realiza la plataforma en cada ciclo del movimiento sinusoidal, se expresa en milímetros y varía entre 2 y 10 mm, la amplitud más empleada y la más efectiva se encuentra en 4 mm, porque le da un rango de movimiento que permite estimular adecuadamente al sistema neuromuscular.

 

A simple vista la menos perjudicial es la plataforma oscilante, pero ¿son inofesivas o tienen contraindicaciones?, la segunda opción es la que suelen omitir en centros de plataformas vibratorias o grandes almacenes, donde las venden ya casi hasta con la caja de galletas.

En los centros "especializados" en estos aparatos donde se impone una hilera de plataformas vibratorias, unida a una super oferta de 10€ al mes 20 minutos al día, no tienen una idea muy clara del daño que pueden crear en la salud de los clientes, que ataviados con zapatos de calle y vaqueros votan sobre estos "come grasas", ajenos a las contraindicaciones que esto conlleva.

Principalmente la plataforma vibratoria y oscilante deben ser utilizados como COADYUVANTES de otros tratamientos estéticos como la cavitación, o como elemento de una tabla de ejercicios programada por un especialista deportivo, nunca debe utilizarse como único sistema de adelgazamiento, tonificación o activación de la sangre, ya que puede ocasionar graves problemas de salud.

Consejos para usar plataformas vibratorias

 

- Realiza sesiones de un mínimo de 4 a 5 series hasta un máximo de 10 a 12 series de acuerdo a la intensidad, frecuencia, amplitud y duración recomendadas para ti.

- Tómate una pausa de 45 segundos hasta 2 o 3 minutos, inclusive un poco más.

- Tómate un descanso a la mitad de la sesión durante 4 a 6 minutos.

- Cada sesión no debe pasar de los 90 segundos ni tampoco puede durara menos de 10 a 15 segundos.

- Suspende el entrenamiento en plataforma por los menos dos meses para luego retomarlo.

- No te subas a la plataforma si te sientes muy cansado, estresado o indispuesto.

Contraindicaciones para el uso de plataformas vibratorias

 

No puedes subirte a la plataforma vibratoria si presentas estas condiciones:

Postoperatorio (deben pasar al menos dos meses), lesiones musculares y óseas, lumbalgia, jaquecas, prostatitis; problemas relacionados con el sistema visual y, en particular, a nivel de la retina; enfermedades vasculares como varices en fase avanzada y cardiovasculares en general; problemas en las cuerdas vocales, tumores y procesos de metástasis; mujeres embarazadas, hernias graves o epilepsia.

También está contraindicado el uso de las plataformas vibratorias cuando se llevan marcapasos, placas, clavos o estructuras de osteosíntesis en general; anticonceptivos espirales (DIU); se sufre de patologías en el aparato reproductor o se tiene intolerancia psicológica al estímulo vibratorio.

 

¿QUÉ DEBES EXIGIR A UN CENTRO DE PLATAFORMAS VIBRATORIAS?

Si estás decibid@ a seguir un entrenamiento con estos aparatos debes exigir al profesional del centro:

- Una amplia información sobre la aparatología a utilizar.

- Limpieza exhaustiva de los aparatos después de cada uso.

- Cubre manillares desechables (uso por cliente)

- Plataformas oscilantes.

- Si tienes algún problema físico que pueda generarte alguna duda ante el uso de este aparato consulta con un médico.

- Utiliza un atuendo apropiado, zapatillas de deporte, chándal, leggins...

- Deberás firmar un consentimiento por escrito de las aclaraciones ,especificaciones y contraindicaciones del tratamiento con estos aparatos.

- El profesional del centro necesitará una ficha personal tuya, sobre tus datos personales, enfermedades, medicamentos,..etc, para considerar el tratamiento como apto.

- Huye de los ofertones y de mucho tiempo de uso al día.

- Utiliza estos aparatos en centros estéticos donde su número sea reducido y  que esté en una zona privada, normalmente la inversión que se hace de la aparatología en un centro de estética es mucho mayor y obtendrás una información más detallada y profesional, informándote fielmente de los tratamientos y resultados.

 

En la mayoría de los centros de plataformas vibratorias el personal NO es cualificado, ni tiene titulación estética, además la inversión de aparatología es tremendamente baja y de origen desconocido.

Recuerda ponerte en manos profesionales.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0